10 Cosas para odiar del Mundial de fútbol


Esto lo escribí para  mi página, Sinflash.com. Salió la semana en que empezó el Mundial. Muchos me odiaron en sus comentarios. Yo disfruté mucho escribiéndolo y fue lo que me motivó empezar este blog.

Soy fanático del fútbol. De hecho, uno de mis mayores placeres es poder ver partidos de todo tipo: la Liga española, el Calcio italiano, la Premier League inglesa, la Bundesliga, las eliminatorias mundialistas, la Champions League, los de la Vinotinto y, sobre todo (y con mucho orgullo), los partidos del Caracas Fútbol Club, tanto en el campeonato local como en la Copa Santander Libertadores (y este año, en la Sudamericana también). Y todo esto a pesar de que nunca lo practiqué, excepto en “caimaneras” ocasionales.

Pero no por ello dejo de apreciar que el máximo torneo de este deporte, la Copa Mundial de la FIFA, tiene cosas que resultan detestables. O mejor dicho: cosas que en Venezuela son absurdas, sobre todo cuando todavía la Vinotinto no ha ido a su primer mundial.

1. Los pasteleros

El Mundial de fútbol hace despertar un fervor increíble en todos. Sin embargo, tiene la particularidad de despertar fanatismo en personas que jamás se manifiestan por ningún equipo en específico el resto del año. Son los llamados “pasteleros”: gente que le va a clubes o naciones con las que ni siquiera tienen algún tipo ascendencia familiar o nexo directo. Lo más insólito es que, sin que Venezuela haya asistido a un solo mundial de mayores, siempre hay algún fanático (muchos, en realidad) que le van a un equipo, con Brasil a la cabeza. Hay pasteleros que le van a varios equipos y portan en sus carros banderas de varios países, dependiendo de cuál selección juegue ese día: Argentina, Italia, España, Alemania, y hasta alguno vi con la bandera de Eslovaquia. Está el que le va a cualquier país, con tal de que gane; el que se pinta y usa la franela de Portugal sólo porque le gusta Cristiano Ronaldo; y el que le va a Holanda porque le parece bonito el uniforme naranja.

2. El Waka-Waka

Aunque Shakira se menee y se contorsione lo más que pueda, y a pesar de lo provocativa que resulte ser para el apetito masculino, su “versión FIFA” del “Negro no puede”, me gustaba más en Las Chicas del Can. La voz nasal de la colombiana y lo omnipresente que la han vuelto los canales y radios hace que se vuelva detestable para muchos. Shakira: no más Waka-Waka.

3. Los comerciales que relacionan todo con fútbol

El Mundial de fútbol es un gran negocio para la FIFA, que recauda miles de millones de euros por el patrocinio oficial, pero también lo es para las marcas locales que buscan relacionar sus productos con el deporte. Pero llegan al paroxismo cuando el símil se vuelve absurdo. ¿Qué tienen que ver los hongos vaginales, los filtros de un carro, un aceite para motor y un gel para el cabello (con su “pelota con pelos” que “la lleva parada”) con el fútbol? La verdad, nada. Pero ahí están.

4. La televisión que sólo pasa fútbol

Llega el punto en el que los canales de televisión se vuelven tediosos con una programación que gira únicamente en torno al Mundial. En algún momento provoca decir: “¡Basta!”, y empezar a huirle a las repeticiones infinitas de las jugadas del día, a los análisis de los análisis de los analistas que analizaron al analítico entrenador y a las decenas de comerciales en las que Messi logra meter un gol gracias a la aerodinámica que le da una afeitadora. Hay que vivir.

5. Los pases en vivo

Nada más ficticio que la “alegría” desbordada de los fanáticos que se reunieron a ver el partido en una plaza porque no tenían ningún lugar mejor para verlo y que salen ponchados en las transmisiones de los canales de televisión. ¿A quién le importa cómo se sintió Juan Pérez o la pequeña María Rodríguez con la derrota de su equipo? Señores de la televisión: eso no es noticia. Aburre.

6. Las vuvuzelas

Las transmisiones de los partidos son una locura con la estridencia que producen estas trompetas plásticas de los sudafricanos. Lamentablemente, llegaron para quedarse. Ya en EEUU las empezaron a usar en los estadios de las Grandes Ligas, así que no será de extrañar que los buhoneros venezolanos empiecen a vender vuvuzelas para los partidos de béisbol.

7. Las mujeres que nada más ven a los “bonitos”

El fútbol no es cosa sólo de hombres. Las mujeres que hablan —y saben— de este deporte son encantadoras. Tienen un plus para engancharse en las conversaciones de sus amigos, novios o esposos. Pero hablar sólo de lo “bonitos” y “sexis” que son algunos jugadores es tedioso y aburrido. El fútbol tiene más de qué conversar que de caras lindas y buenas piernas. Aunque es democrático que cada cual elija lo que le gusta de él.

8. Los pobrecitos

La gente que le va “a los negritos” o “a los chinitos” porque los ve indefensos resulta detestable. Ven en los equipos africanos el síndrome de La Cenicienta. Creen que es necesario apoyarlos porque con eso hacen justicia a su antigua condición de colonias. Señores: en el fútbol no hay equipos pequeños. Quien gane tiene que hacerlo con argumentos, estrategia, técnica y calidad. Decir que van “a los negritos” es descalificarlos, pues tienen nombres, apellidos y una bandera que defender.      Si no, que lo confirme Ghana, que eliminó a Estados Unidos con mucha táctica.

9. La “fiebre del Mundial”

Durante un mes nos inundan de fútbol las calles, los medios, el hogar y el sitio de trabajo. Si bien es emocionante y divertido este evento único que sólo pasa cada cuatro años, la “fiebre del Mundial” se vuelve una pandemia. Si no sabes lo que ocurrió en el partido de la mañana te conviertes en un “bicho raro”. Y lo peor de todo son los buhoneros y sus parapetos de mala calidad, los comercios y sus banderas de los 32 equipos y las franelas que, luego de este mes, nadie vuelve a usar.

10. Los “quinieleros”

Es una especie de pastelero mercenario a quien sólo le importan los resultados que pronosticó con tal de ganar dinero a costa del Mundial. De lo único que habla es de qué tan cerca estuvo en el marcador y de cuánto podría obtener con el esfuerzo de los equipos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s