Estos condenados poemas


Voy a comenzar a publicar lo que he llamado mis poemas proscritos. Honestamente ni siquiera reconozco mucho talento en ellos. No sé casi nada sobre la métrica, endecasílabas y versos tónicos y atónicos. Ni siquiera creo haber leído una profusa cantidad de obras para instruirme. Simplemente nacieron con obsesión y pasión, muchos de ellos inspirados por mujeres a las que prefiero no nombrar, otros en un arrebato momentáneo. Sin embargo, creo justo que puedan vivir y respirar las miradas de otros ojos y compartirlos en mi modesto espacio. Sentido lector: siéntase en la libertad de criticarlos a gusto. Yo me complazco con darles un poco de libertad, esa de la que carecieron en el momento de ser escritos y de ser mencionados alguna vez. Decidí no ponerles nombres por ahora sino la simple numeración cronológica en que los empecé, mas no en que fueron terminados. Por eso los publico así como me provocó: aleatoriamente, o tal vez con el orden con el que, secretamente, pretendo que los lean.

Juzguenme a mí. Estos poemas ya no deben seguir proscritos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s